Seguidores

sábado, 12 de marzo de 2016

Cátedra Francisco Palau (II)

En la tarde de hoy sábado, hemos contado con la ponencia de Hna. Gracia Navarro, cm, presentando el testimonio profético de Francisco Palau ante la realidad social. 

Nos ha acercado al profeta que es, en primer lugar, un contemplativo, que escucha a Dios en el silencio y la soledad y también en medio de la realidad que le rodea. Como profeta, heredero del espíritu del profeta Elías, se siente llamado a anunciar la Palabra de Dios, y a la luz de ésta, bajo el signo de la cruz, enviado a denunciar la injusticia, combatir el mal, infundir esperanza, a proclamar y hacer presente la salvación.




A continuación, Hna. Mª José Mariño, cm, nos ha interpelado sobre el significado profundo de los conceptos de justicia y solidaridad ante el mal. En medio de una cultura extremadamente individualista, de un sistema económico que genera incontables víctimas y que, paradójicamente, vive una solidaridad "de escaparate", la auténtica solidaridad nos exige regirnos por una ética social que sitúe el bien común y la justicia por encima del bien individual. Palau es modelo de profeta y místico que se forja en el silencio y la soledad del Vedrá, y en Vallcarca, comprometido con los "energúmenos". La indigencia de nuestros hermanos es una interpelación a nuestra fe y a nuestro sentido de comunión.











Para completar la tarde, otra carmelita misionera, la Hna. Ester Díaz, nos ha hablado de la interioridad como respuesta a los retos de nuestra sociedad desde la experiencia de Francisco Palau. En sintonía con las ponencias anteriores y con un lenguaje poético,





Ester nos ha invitado a emprender viaje hacia el interior, desplazándonos de lo extraño a la entraña, conscientes de que en el camino encontraremos obstáculos como el miedo, la rutina, la dispersión, la comodidad y el afán de protagonismo, pero a la vez, jalones gozosos, fruto de la experiencia de sabernos hijos amados del Padre y envueltos en su misericordia. Una experiencia que nos transformará en presencia y testimonio. Nos urge bucear en nuestra interioridad, velar por ella, saberla fundamentar y ofrecer. Tenemos a Francisco Palau como testimonio y referente.







No hay comentarios: