Seguidores

domingo, 11 de marzo de 2018

6a Ponencia. Carmen Arroyo “La vida solitaria”

Para el Padre Palau la elección de una Vida Solitaria no es una vía de escape para él sino que será un tiempo de búsqueda hasta 1860. Retirarse, orar, le da la posibilidad de contemplar los designios de la Providencia sobre la sociedad y la Iglesia puesto que Francisco es un hombre encarnado en la realidad que le toca vivir, pero con una mirada contemplativa. Por esa razón y por su convicción escribe un texto en defensa de la vida solitaria, para explicar que este un estilo de vida es para imitar a Cristo , a los profetas y santos. A imitación De Francisco, necesitamos tiempos de retiro y soledad para encontrarnos con la Iglesia y con Dios. Pero también, debemos preguntarnos para el hombre de hoy tiene sentido la “solitariedad”. En ella se sabe que tiene gente que le espera y que puede volver a ella. En esta soledad no está nunca solo porque hay seres humanos que le esperan…. Y preguntémonos porqué se huye de la soledad, porqué son pocos los que se sienten a gusto consigo mismos. Así pues, sacerdotes, religiosos, laicos... necesitan un lugar donde la soledad llene para prepararse para la accion y como hijas del Pare Palau, estamos llamadas a impulsar acciones, a ofrecer espacios de retiro, de oracion, de soledad sonora, para que otros se pregunten quién soy yo, qué quiere Dios de mi.

1 comentario:

Jorge Martín dijo...

En la lengua española, cuando queremos preguntar, porqué se escribe separado ¿por qué? Lo escribimos junto, y sin tilde cuando estamos explicando: porque... Felicidades por nada, por tu invención de la solitariedad, que no es cierta sino falsa.
El místico, el santo, nunca está solo sino es para crecimiento interior, para vida de oración, para hablar con el Amor.
Esa solitariedad que llamas, es una llama interior que le llama a la Pasión, ¡a una vida en la Unión!